"La ordenanza de ruidos es clara y hay que cumplirla"

Con el comienzo de la programación de Las Playas llegan los primeros recelos de los vecinos debido a la contaminación acústica que provoca. El complejo, por su parte, asegura que cumple los límites.

“El año pasado hubo muchas quejas. Esperamos que este año sea diferente y la música no moleste a los vecinos de las casas cercanas”, confía el presidente de la Asociación de vecinos La Aljafería del barrio de La Almozara. Y es que con la llegada del buen tiempo y el ocio nocturno al aire libre, la infraestructura montada para la noche zaragozana en la zona de la Expo abre el abanico de ocio en la ciudad, pero puede provocar el desvelo de los vecinos.

“Las casas que están en frente tienen muchos años, y no creo que tengan condiciones de insonorización”, continúa García.

A pesar de las quejas de años anteriores, desde la asociación de vecinos tan solo piden que se controle el nivel de decibelios “sea la hora que sea” y si no es así recomiendan que se pongan en contacto con la policía para solicitar una medición de ruido.

Por su parte, desde Las Playas insisten que el nivel de decibelios rara vez sobrepasa los 90 y que “sí hay una fiesta que requiere más sonido se pide el permiso reglamentario”. “Hay noches que se cruzan los sonidos de los conciertos del anfiteatro y los festivales con el nuestro”, explica el responsable del complejo. Desde Las Playas defienden que su mapa de sonido está estudiado para evitar la contaminación acústica. “Me consta que hay días que ha venido la policía por una queja y nosotros estábamos cerrados. El denunciante se quejaba del ruido de otro establecimiento”, explica.

A pesar de los primeros recelos, durante el primer fin de semana de la programación de Las Playas no se ha registrado ninguna queja. Además, ambos partes coinciden en un punto común: “La ordenanza es clara y hay que cumplirla”.

Fuente: