"Sufrimos por los ruidos y ellos miran para otro lado"

La primera reclamación por el ruido del Aeropuerto de Bilbao que llega a los juzgados quedó ayer vista para sentencia. Una familia de Loiu reclama al Ayuntamiento de la localidad 87.000 euros de indemnización al considerar que el Consistorio «no ha hecho lo que debía» por atenuar el impacto acústico que genera 'La Paloma'. La defensa de la Administración local asegura que, más allá de medir el sonido, los responsables municipales «no están obligados a nada más» ya que «no hay pruebas de que se hayan ocasionado daños reales».
La demanda que debe analizar la justicia tiene sus antecedentes en 2009, cuando una pareja exigió al Ayuntamiento loiutarra una compensación económica por el ruido que provocaban los aviones al pasar por encima de su vivienda. Vía decreto, el Consistorio desestimó la petición asegurando que el problema no es de su competencia. «No reclamamos los daños de la actividad aeroportuaria, pedimos una indemnización por daños morales, por la impotencia y la ansiedad que genera ver a un Ayuntamiento mirar para otro lado cuando hay vecinos sufriendo por el ruido», detalló el abogado de la familia.
«Lo único que hace Loiu es pedir a Aena que elimine las servidumbres acústicas y le permita construir cada vez más cerca del aeropuerto», añadió el letrado. La denuncia recuerda que municipios como Barajas, El Prat y Manises están embarcados en campañas solicitando que el impacto acústico se atenúe en sus localidades, algo que «no hace Loiu». «Los vecinos no tienen la obligación de soportar la inactividad del Consistorio», argumenta una demanda auspiciada por el grupo ecologista Lur Maitea.
La defensa del Ayuntamiento de Loiu esgrime que los demandantes «no han acreditado la relación causa-efecto» de los daños exigidos. «Faltan pruebas», advirtió, antes de reiterar que la jurisprudencia existente «obliga a hacer mediciones a los ayuntamientos o las diputaciones, pero no a actuar posteriormente».

Fuente: