Un juzgado de Pamplona condena a 22 meses de prisión al dueño de un bar por ruidos

Un juzgado de Pamplona ha condenado al dueño de un bar de Elizondo a 22 meses de cárcel y una multa cercana a los 4.000 euros por un delito de contaminación acústica del local. Este bar recibió denuncias de los vecinos en reiteradas ocasiones sin llevar a cabo las reformas que le exigia el Ayuntamiento.

Fuente: 

Aecor