Los mapas de ruido de Aragón tendrán en cuenta las “peculiaridades” de cada municipio

Los cuatro mapas de ruido que tendrá que elaborar la comunidad aragonesa tendrán en cuenta "las peculiaridades de cada municipio", según Joaquín Peribáñez, coordinador de la ponencia que ha debatido la recién aprobada Ley contra la Contaminación Acústica de Aragón. Dicha regulación obliga a realizar los citados mapas en las ciudades de más de 20.000 habitantes, que en la comunidad son las tres capitales de provincia y Calatayud, y también contempla la posibilidad de que los municipios de entre 1.000 y 20.000 vecinos tengan ordenanzas específicas durante determinadas épocas del año.

Esta ley, que ha salido adelante con algunas críticas de la oposición y de colectivos como la Plataforma de Afectados por el Tráfico Aéreo u organizaciones como la patronal de la construcción, pretende "corregir deficiencias" existentes en la materia. Y "proteger contra la contaminación acústica tanto a los ciudadanos como el medio ambiente", apunta Peribáñez en una entrevista en el programa Cada día más de Aragón Radio.

Aragón es la tercera comunidad más ruidosa del país, por detrás de Andalucía y Baleares y en la misma posición que Madrid. La ley autonómica establece una serie de infracciones y de sanciones que oscilan entre los 600 euros de las leves y los 300.000 de las más graves. También permite revocar las licencias a los establecimientos que la infrinjan. Al respecto, Peribáñez aboga por utilizar el sentido común, tanto por parte de la Administración, como por parte de los propietarios de locales. "Hay que ser tremendamente prudentes en la aplicación de las normas y muy prudentes y muy exigentes con las actividades que se puedan poner en marcha", afirma el diputado del PAR, quien recuerda que retirar una licencia a un establecimiento a causa del ruido supone, además de luchar contra la contaminación acústica, provocar el cese de una actividad empresarial y laboral.

En su opinión, la ley es "bastante completa y muy participativa", pues aunque no ha salido adelante por unanimidad, sí ha tenido un amplio consenso. Además, dice Peribáñez, se podrá mejorar "con el tiempo" si así lo exige la realidad. El parlamentario no cree que las limitaciones del ruido en las zonas industriales vayan a suponer un freno a la implantación de empresas en dichas zonas. "La filosofía de la ley no es ésa", concluye.

Fuente: 

Redacción Aragón Radio 2