El 30 % de la población sufre contaminación acústica

Así lo recogen los mapas estratégicos de ruido de 19 ciudades con más de 250.000 habitantes, cuyos datos ha recopilado el Ministerio de Medio Ambiente a finales del 2010. Estos reflejan que el 27,7% de sus habitantes soportan niveles de ruido superiores a los 65 decibelios, el límite máximo admitido por la Organización Mundial de la Salud. En total se estima que más de 8 millones de personas están expuestas al ruido ambiental procedente del tráfico rodado, el tren, los aeropuertos y las industrias, dentro de las capitales. Fuera de estas aglomeraciones se estima que el número de personas afectadas es de unas 2,5 millones.

Los ruidos de la vida cotidiana oscilan entre los 35 y los 85 decibelios, menos de 45 sería un clima agradable para vivir, más de 55 ya habría molestias y a partir de los 85 decibelios toda la población manifestaría alteraciones. La legislación nacional y europea sobre contaminación acústica, con el fin de prevenir y reducir la exposición a este tipo de contaminación exige instrumentos de evaluación como mapas de ruido, la zonificación acústica y la fijación de metas de calidad acústicas y aplicación de planes de acción preventivos y correctivos.

Sin embargo el cumplimiento de los planes de acción es bajo, tanto en números como por su contenido. A finales del 2010 sólo doce capitales comunicaron planes de acción, de las cuales únicamente cuatro se podían considerar verdaderos planes de acción según los contenidos mínimos establecidos por la normativa. Antes de acabar 2012 un total de 62 ciudades con más de 100.000 habitantes tendrán que elaborar sus respectivos mapas del ruido, que comprenderán en conjunto al 41,5 % de la población española.

También tendrán que elaborar mapas estratégicos de ruido de trece aeropuertos, 16.166 km de carreteras y 1.342 km de ferrocarriles.